diseño de tarjetas de visita impresión digital

Cómo diseñar una tarjeta de visita

La tarjeta de visita es mucho más importante de lo que puede parecer a primera vista. Cuando un cliente la recibe, no solo adquiere unos datos de contacto, también obtiene una primera impresión de la empresa y de lo que esta puede hacer por él. Por este motivo, te vamos a mostrar algunas pautas para diseñar una tarjeta de visita, una que diga muchas cosas buenas de ti y de tu negocio.

Consejos para diseñar una tarjeta de visita

Diseñar una tarjeta de visita no es una cuestión de poca importancia. Hay muchas opciones diferentes y es importante elegir las que mejor representen a tu empresa. Te daremos algunos consejos para que todo salga bien.

Elige un formato adecuado

Al diseñar una tarjeta de presentación debes tener en cuenta el formato. Hay diferentes tamaños y debes pensar en cuál es el mejor para tus clientes. Generalmente se elige uno que pueda entrar en la cartera, como una tarjeta de crédito. Si tu cliente la guarda en su billetera, habrás dado un paso importante.

Cuando el diseño y el contenido no encajan en una pequeña tarjeta de 85 x 55 mm o de 70 x 30 mm, puedes plantearte rellenar ambas caras o diseñar una que se pueda doblar por la mitad.

Selecciona los datos que vas a poner en la tarjeta

No es necesario poner todos los detalles de la empresa en cada tarjeta. El exceso de información confunde y estropea el diseño, se verá saturado y desordenado. Además, no permite que se lean con claridad los datos más importantes.

Entre los datos que han de aparecer en la tarjeta deben estar:

  • Medios principales de contacto. No tienen que aparecer todos. Una tienda a pie de calle dará prioridad a la dirección física y el teléfono, una oficina se lo dará al correo electrónico o al teléfono y una tienda online destacará el correo electrónico y las redes sociales, por ejemplo.
  • El nombre de la empresa. El cliente siempre debe tener claro quién le ofrece el servicio. Debes poner el nombre, el logo o ambos.
  • La actividad. Un último dato que no puede faltar es la actividad. El cliente que ha guardado la tarjeta puede olvidar en qué negocio se la entregaron.

Da prioridad al texto

El texto es básico para lograr tus objetivos. Las letras deben leerse con claridad, no estar en mayúsculas, no contener faltas de ortografía, respetar los márgenes y estar bien centradas en los espacios.

La tipografía también es importante. Utiliza diferentes fuentes de texto para ver cuál se lee con mayor claridad y representa a tu empresa, si es corporativa, o a ti mismo, si es nominativa. Una opción muy extendida en la actualidad es la combinar más de una fuente para hacer más atractiva y llamativa la tarjeta.

Recuerda que al diseñar tu tarjeta en un ordenador todo parece mucho más grande. Es decir, la letra puede quedar muy pequeña tras la impresión. Haz una previsualización para saber cómo se va a ver una vez impresa.

Elige el color adecuado

Los diseños de las tarjetas personales deben reflejar los colores corporativos. Si no dispones de ninguno, trata de utilizar colores que destaquen. Eso sí, siempre han de estar bien combinados y seguir una línea que tenga sentido.

Utiliza imágenes

Las fotografías seleccionadas con gusto también pueden llamar la atención. Puedes hacer tarjetas personales con imágenes que representen a tu negocio. Escoger fotos bonitas sin más, no dirá nada especial de tu empresa. Una vez seleccionadas, asegúrate de que no se vean pixeladas, que tengan bien ajustados los colores y que estén bien recortadas. Ten en cuenta también que las letras superpuestas se han de ver con claridad.

Utiliza las dos caras

No desperdicies la cara de atrás. Pon algunos datos de la empresa, aunque sea en una esquina. Ver que prestas atención a detalles como este puede tener un efecto muy positivo en aquellos a los que se ha entregado la tarjeta.

Sigue las tendencias

Estar atento a las tendencias es una buena manera de hacer crecer el negocio. Infórmate de lo que se lleva y utilízalo de inspiración para llamar la atención con tus tarjetas de visita. Las redes sociales pueden servirte de guía para encontrar la inspiración que necesitas.

Elige una textura diferente

Todos los detalles cuentan para que tu tarjeta destaque sobre los demás y no termine perdida o desechada. Uno que se puede tener en cuenta es la textura. Hay distintos tipos de papel y materiales que se pueden utilizar para imprimir una tarjeta. Aprovecha también esta herramienta.

Confía en una imprenta profesional

Un último consejo es dejarse asesorar por los profesionales de la imprenta para diseñar una gran tarjeta de visita. Tienen más experiencia que nadie y pueden darte el mejor asesoramiento para conseguir esas tarjetas excepcionales que mostrarán lo mejor de ti y de tu negocio.  

En Huella Digital llevamos más de 20 años dedicándonos a incorporar a nuestro trabajo los sistemas más innovadores y fiables de la impresión digital, siendo expertos en este área. Si tienes cualquier duda pregúntanos, estaremos encantados en atenderte.

Ir arriba